Saltar al contenido

Clasificación de las Obligaciones: Todo lo que debes saber

Introducción

En nuestro día a día como ciudadanos, nos vemos en la necesidad de cumplir con ciertas obligaciones que derivan de nuestra vida en sociedad. Las obligaciones son compromisos que adquirimos frente a otra persona o entidad para realizar o no realizar ciertas acciones. Estas pueden ser clasificadas de diferentes maneras, dependiendo del criterio que se utilice. En este artículo hablaremos acerca de la clasificación más común de las obligaciones, para así tener un mejor entendimiento de esta figura jurídica.

Obligaciones Civiles

Las obligaciones civiles son aquellas que derivan del derecho civil y comprenden todas las obligaciones en las que una persona está obligada a hacer o no hacer algo en beneficio de otra. Estas obligaciones pueden ser con o sin causa, es decir, pueden ser generadas por un acuerdo entre las partes o pueden surgir de manera espontánea. En las obligaciones civiles, es necesario que exista una causa o un elemento que justifique la creación de esta obligación.

Obligaciones Naturales

Por otro lado, existen las obligaciones naturales, las cuales se caracterizan por su ausencia de sanciones jurídicas. Esto significa que, aunque exista una obligación, esta no puede ser exigida mediante una acción judicial, ya que no existe una norma que la respalde. Un ejemplo de este tipo de obligaciones es la deuda prescrita, la cual se refiere a aquella deuda que ha pasado un tiempo determinado sin que se haya reclamado su pago.

Obligaciones Morales

Las obligaciones morales son aquellas que se derivan del deber ético de una persona. Estas obligaciones no se encuentran respaldadas por una norma jurídica, pero su incumplimiento puede afectar la imagen pública de una persona o entidad. Ejemplos de esto son la promesa de cumplir con una tarea asignada en el trabajo, la promesa de no divulgar información confidencial o la promesa de cumplir con un deber cívico, como el voto en una elección.

Obligaciones de Dar, Hacer y No Hacer

Por último, existen las obligaciones de dar, hacer y no hacer. Las obligaciones de dar se refieren a aquellas en las que una persona está obligada a entregar algo a otra persona, ya sea un objeto material o inmaterial (como una prestación de servicios). Las obligaciones de hacer se refieren a aquellas en las que una persona está obligada a realizar una actividad en favor de otra persona. Por último, las obligaciones de no hacer se refieren a aquellas en las que una persona está obligada a abstenerse de realizar una actividad, en beneficio de otra persona.

Conclusión

En resumen, las obligaciones son una figura jurídica importante en nuestra vida en sociedad. Estas se pueden clasificar de diferentes maneras, dependiendo del criterio que se utilice. En este artículo hemos hablado acerca de las cuatro clasificaciones más comunes: las obligaciones civiles, naturales, morales y de dar, hacer y no hacer. Al entender estas clasificaciones, podemos tener un mejor conocimiento acerca de esta figura y así poder cumplir con nuestras obligaciones de manera más adecuada. Es importante recordar que, aunque algunos tipos de obligaciones no estén respaldados por una norma jurídica, su cumplimiento es igualmente importante para mantener una convivencia pacífica y justa en nuestra sociedad.

Índice de contenidos