Cómo funciona el crédito refaccionario y cómo obtenerlo

Índice de contenidos
  1. Credito Refaccionario: Todo lo que necesitas saber
  2. ¿Qué es un crédito refaccionario?
  3. ¿Quiénes pueden solicitar un crédito refaccionario?
  4. ¿Cuáles son las ventajas de un crédito refaccionario?
  5. ¿Cuáles son los requisitos para obtener un crédito refaccionario?
  6. ¿Cómo funciona el crédito refaccionario?
  7. Conclusión

Credito Refaccionario: Todo lo que necesitas saber

Si tienes un negocio de producción, probablemente habrás escuchado hablar del crédito refaccionario. Este tipo de crédito es muy común en la industria manufacturera y es una excelente solución para quienes necesitan invertir en maquinaria, equipos e infraestructura sin comprometer su liquidez. Hoy te contaremos todo lo que necesitas saber sobre créditos refaccionarios.

¿Qué es un crédito refaccionario?

El crédito refaccionario, también conocido como crédito para maquinarias y equipos, es una herramienta de financiamiento que se otorga a empresas para la adquisición de bienes de capital. Estos bienes de capital pueden ser maquinarias, equipos, herramientas, mobiliario, entre otros, que serán utilizados en el proceso productivo.

Esta herramienta se diferencia de otros créditos porque su garantía es el bien adquirido, por lo que se constituye una hipoteca a favor del acreedor sobre dicho bien. De esta forma, si el deudor no cumple con el pago del crédito, el acreedor puede ejecutar la garantía y quedarse con el bien.

El crédito refaccionario generalmente tiene un plazo de pago de largo plazo, lo que permite que las empresas puedan comprar bienes de alto costo y pagarlo en un periodo más extendido.

¿Quiénes pueden solicitar un crédito refaccionario?

Las empresas de producción y manufactura son las principales beneficiadas con este tipo de crédito. En general, las empresas que trabajan en la elaboración de productos de larga duración, requieren de maquinarias y equipos especializados para sus procesos de producción.

Te interesará:  ¿Qué es y cuál es la función del pagaré? Descubre todo aquí

Una empresa puede solicitar un crédito refaccionario siempre y cuando tenga capacidad de pago suficiente para devolver el crédito en el plazo estipulado. Las entidades financieras evaluarán las posibilidades de pago de la empresa, su trayectoria y su modelo de negocio antes de aprobar el crédito.

¿Cuáles son las ventajas de un crédito refaccionario?

El crédito refaccionario es una interesante opción de financiamiento para las empresas porque tiene ciertas ventajas. Entre ellas se encuentran:

  • Permite financiar la adquisición de bienes de capital que pueden mejorar el proceso productivo, incrementar la producción y mejorar la calidad de los productos elaborados.
  • Tiene plazos de pago a largo plazo, lo que permite una mejor distribución de los costos en el tiempo.
  • El interés es menor que el de otros créditos, por ejemplo, un crédito de consumo o crédito hipotecario.
  • La garantía del crédito es el bien adquirido, por lo que no se requiere avales o garantías adicionales.

¿Cuáles son los requisitos para obtener un crédito refaccionario?

Para obtener un crédito refaccionario, las empresas deben cumplir con ciertos requisitos que las entidades financieras evaluarán antes de dar la aprobación al crédito. Entre ellos se encuentran:

  • Tener una trayectoria de al menos 2 años en la elaboración de productos y en la actividad productiva.
  • Contar con una estructura de costos clara y estable.
  • Tener una capacidad de pago demostrada mediante estados financieros y flujo de caja.
  • Tener un proyecto claro y definido para la adquisición del bien de capital.
  • Tener la garantía hipotecaria del bien adquirido.

¿Cómo funciona el crédito refaccionario?

El crédito refaccionario funciona mediante un contrato entre la empresa y la entidad financiera. En el contrato se establece el monto del crédito, el plazo de pago, la tasa de interés, el bien adquirido y las condiciones de garantía.

Te interesará:  Requisitos clave para la letra de cambio: ¿Estás al tanto?

Una vez aprobado el crédito, la entidad financiera hace entrega del monto a la empresa y se inscribe la hipoteca a favor del acreedor en el Registro de la Propiedad. A partir de ese momento, la empresa debe realizar el pago periódico del crédito de acuerdo a las condiciones establecidas en el contrato.

Si la empresa no cumple con el pago del crédito, la entidad financiera podrá ejecutar la garantía y quedarse con el bien adquirido.

Conclusión

El crédito refaccionario es una interesante opción de financiamiento para empresas que requieren la adquisición de bienes de capital sin afectar su liquidez. A través de este crédito, las empresas pueden mejorar su proceso productivo e incrementar su producción.

Es importante que las empresas evalúen su capacidad de pago y los requisitos necesarios para obtener el crédito antes de solicitarlo. De esta forma, se garantiza una adecuada utilización del financiamiento y se evita un endeudamiento innecesario.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web usa cookies. Más información