Descubre la verdadera diferencia entre un tácito y un expreso

Tácito y expreso: ¿cuál es la diferencia?

Índice de contenidos
  1. Introducción
  2. Tácito y expreso: ¿qué significan?
  3. ¿Por qué importa la diferencia?
  4. ¿Cómo se pueden prevenir malentendidos?
  5. Conclusiones

Introducción

A menudo, cuando negociamos o celebramos contratos, escuchamos los términos "tácito" y "expreso". Es posible que hayas oído hablar de ellos, pero no estás seguro de lo que significan. En este artículo, vamos a explicar la diferencia entre los términos tácito y expreso y por qué es importante conocerlos.

Tácito y expreso: ¿qué significan?

En términos muy sencillos, el término "expreso" hace referencia a un acuerdo que ha sido manifestado de forma clara y explícita. Por otro lado, el término "tácito" hace referencia a acuerdos que se dan a entender, pero que no se han expresado de manera verbal o escrita.

En otras palabras, un contrato o acuerdo expreso es uno que se ha negociado abiertamente y que ha quedado por escrito o se ha afirmado verbalmente. Por su parte, un contrato tácito se refiere a un acuerdo que se ha dado por hecho, pero que no se ha discutido de manera abierta.

Si no se establece nada en contrario, se asume que un contrato o acuerdo será tácito. Por ejemplo, si un contratista mantiene una buena relación con un cliente y trabaja con él varias veces, se entiende tácitamente que la relación comercial continuará a menos que exista una cláusula de cancelación por una de las partes.

¿Por qué importa la diferencia?

Es importante conocer la diferencia entre un acuerdo tácito y expreso porque afecta a la forma en la que se interpretan las obligaciones y responsabilidades de ambas partes. En el caso de un acuerdo expreso, las obligaciones son claras y explícitas, lo que significa que se puede hacer referencia directamente a los términos del acuerdo si surge alguna disputa.

Te interesará:  Los Elementos Esenciales del Acto Jurídico: Todo lo que Necesitas Saber

Por el contrario, en el caso de un acuerdo tácito, es más difícil determinar las obligaciones y responsabilidades de cada parte. En este caso, se debe hacer referencia a cómo se ha comportado cada parte en el pasado y a las normas habituales del sector en el que se desenvuelve el contrato.

¿Cómo se pueden prevenir malentendidos?

Para evitar malentendidos y conflictos, es importante que los acuerdos expreso y tácito se negocien de manera clara y concisa. En el caso de acuerdos expreso, siempre es recomendable poner los términos por escrito de manera detallada.

En el caso de los acuerdos tácitos, es importante tener en cuenta la importancia de la comunicación y mantener una buena relación entre ambas partes. También es buena idea documentar los acuerdos tácitos por escrito para evitar confusiones.

Conclusiones

En resumen, saber la diferencia entre acuerdos tácitos y expreso es fundamental para cualquier tipo de negociación o contrato comercial. Mientras que los acuerdos expreso son explícitos y detallados, los acuerdos tácitos se establecen de forma implícita y pueden generar malentendidos.

Es importante que en los contratos se establezcan claramente las obligaciones y responsabilidades de ambas partes para que no haya sorpresas en el futuro. En general, se recomienda que todos los acuerdos se pongan por escrito y se negocien detalladamente para evitar malentendidos o conflictos.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web usa cookies. Más información